Técnicas y aplicaciones de la Terapia Racional Emotiva Conductual

La terapia racional emotivo conductual (TREC) usa gran diversidad de técnicas cognitivas, emotivas y conductuales en el curso de la terapia.

En ese sentido podemos decir que es una terapia integradora y multimodal.

La TREC, además de sus propias estrategias, también ha ido adaptando técnicas de otras terapias a su práctica habitual . Fue pionera en integrar técnicas de pensamiento con las emocionales y comportamentales.

En este artículo voy a repasar las principales técnicas cognitivas (pensamiento), emotivas (evocativas) y conductuales (comportamentales) que aplica la TREC.

Técnicas cognitivas

1-Entrenamiento en detección de creencias irracionales (método ABC o ABCDE)

Es el método típico y más conocido de la terapia racional emotivo conductual.

Hago una introducción a esta estrategia en la página de inicio.

Se enseña al paciente  al modelo ABC.

Se le explica cómo las hechos activadores (A) mediador por las creencias (B) desencadenarán unas consecuencias (C) emocionales o de conducta.

A su vez, estas consecuencias (C) pueden ser en sí mismas,  o por sus consecuencias prácticas,  nuevos hechos activadores (A) que desencadenen el proceso de nuevo (B →C)

Es la secuencia A → B → C → A → B → C → A → B → C

Se buscan los pensamientos y creencias irracionales tipo “debería dogmáticos”  (exigencias absolutistas) acerca de uno mismo, los demás y el mundo.

Se le ponen tareas al paciente para que le realice autorregistros en forma de esquema ABC durante el día.

Así, poco a poco, van  surgiendo los pensamientos, creencias y evaluaciones irracionales que están en la base de las perturbaciones emocionales y de conducta de la persona.

Este es un entrenamiento imprescindible para luego poder debatir y refutar las creencias irracionales.

Es el modelo ABCDE

Se le explica al paciente que pasaremos a debatir (D) esas creencias perturbadoras con el objetivo de ir desarrollando unas nuevas creencias racionales y más adaptadas (E) que las sustituyan.

2-La flecha descendente o hacia abajo.

Es una estrategia para ir detectando creencias y pensamientos irracionales que no son evidentes.

Conduces al paciente con preguntas que le ayudan a considerar el significado personal más profundo de sus pensamientos.

Ante pensamientos o creencias perturbadores que el paciente expresa, preguntas de este estilo:

¿Y qué consecuencia tendría si eso pasara?
¿Y qué es lo peor que podría pasar?
¿Y eso qué significa?

Cuando te dan una respuesta, vuelves a preguntar algo parecido.

Poco a poco vas tirando del hilo. Así llegarán poco a poco a las creencias subyacentes que están en la base de sus problemas emocionales  y de conducta.

3-Técnicas de persuasión verbal.

El debate (D del modelo ABCDE) entre el paciente y el terapeuta  es un punto muy importante de esta psicoterapia.

Se trata de determinar la validez de las creencias irracionales del paciente adaptando el método científico a la media cotidiana.

Se explican los fundamentos teóricos de la terapia y el razonamiento empírico, lógico y pragmático.  Se reflexionará acerca de la validez empírica, lógica y práctica de los pensamientos que subyacen a las perturbaciones del paciente.

Hay una gran variedad de estilos de cuestionamiento, pero básicamente son cuatro:

1-Estilo socrático:

Consiste en ir haciendo preguntas para que la persona se vaya dando cuenta de los errores en su razonamiento lógico, empírico o práctico acerca de la realidad.

Puede incluir pequeñas explicaciones para ayudar al paciente a detectar interpretaciones erróneas.

La idea es conseguir que piense de forma crítica por si mismo y no acepte sin más lo que dice el terapeuta.

2-Estílo didáctico:

A veces es necesario explicar de forma más extensa por qué una creencia es perjudicial y la alternativa es más sana.

En este caso, hay que preguntar al paciente si ha entendido, pero eso se hace preguntando. Le pides que repita lo que has explicado o que lo parafrasee y oyes las respuesta atentamente.

“No estoy seguro de si me he explicado bien. ¿podría repetir en sus propias palabras lo que le he dicho?”

3-Estilo humorístico:

Consiste en exagerar con humor las creencias irracionales de la persona.

Esto ha de hacerse con tacto y empatía.

Te diriges hacia la creencia irracional y no hacia la persona.

Ha de haber una buena relación, confianza y compenetración (“rapport”) con el paciente.

Has de tener evidencia de que el cliente tiene algo de sentido del humor.

4-Estilo de autorevelación (self-disclosing):

Es revelar algo personal que tenga relación con las dificultades del cliente.

Es un modo de afrontamiento en la que el terapeuta se pone como modelo.

Explicas que tenías un problema concreto similar, que tuviste pensamientos parecidos y  que te alteraban. Después, te diste cuenta de tu error y fuiste cambiando tu forma de pensar y te sentías mucho mejor.

Es una forma de transmitir que sabes lo que siente y te pones en su lugar, pero a su vez eres un modelo de cambio.

En algunos pacientes es una estrategia que puede ser muy útil porque no estás en una torre de marfil dando la imagen de que siempre has pensado de forma racional.

4-Detectar síntomas secundarios

A veces hay síntomas por los síntomas que se enredan con los síntomas primarios por los que pregunta el cliente.

Estos síntomas secundarios o de segundo pueden ser sufrir ansiedad por tener ansiedad, depresión por tener depresión,  ira por sufrir ansiedad, culpabilidad por sentir depresión y todas las combinaciones que  puedas pensar.

Este tipo de síntomas secundarios dificultan el abordaje de los primarios que traen a la persona a consultar.

En este caso estos síntomas secundarios son la nuevo hecho activador (A) que desencadena creencias irracionales (B) y nuevas consecuencias emocionales y de conducta (C) que empeoran todo.

Hay que usar el ABCDE para abordar y solucionar estos síntomas secundarios.

5-Valoración del coste-beneficio.

Valorar de forma continua las ventajas y desventajas del uso o no de la aceptación incondicional de uno mismo, los demás y el mundo.

Haz una lista de situaciones de tu vida cotidiana en donde el cambio en este sentido podría ser beneficioso.

6-Estrategias de distracción.

Te permiten distanciarte y tomar perspectiva de tus problemas.

Son actividades como las técnicas relajación y de respiración consciente, la meditación, la práctica de ejercicio y deportes,  pasear, oír música, lectura, ver películas, hablar con amigos.

Muchas veces, esto es muy útil para darte cuenta de que la situación no es tan terrible como imaginabas.  Te permiten dar un paso atrás y valorar tus asuntos desde una forma más objetiva y realista.

Otras veces simplemente sirven para no prestar atención a la cháchara mental.

7-Modelado.

Fíjate en personas conocidas o desconocidas que viven con la filosofía de vida que tú quieres alcanzar.

Investiga sus pensamientos, actitudes,  sentimientos, acciones o conductas y úsalos para modelar los tuyos.

Puedes investigar biografías de personajes  históricos pasados. Un ejemplo que a veces se usa son anécdotas del filósofo estoico Epicteto.

Ejemplos actuales pueden ser personajes conocidos o desconocidos, actuales o del pasado reciente que son personas ejemplo de superación personal como el científico Stephen Hawking, el actor Christopher Reeve, Nick Vujicic , Lizzie Velásquez y muchos otros.

Es interesante que ante tus dificultades te plantees la pregunta:

¿Cómo vería uno de estos personajes mi problema?

¿Cómo verían ellos mi catastrofismo?

8-Biblioterapia, audioterapia y videoterapia.

Leer libros de autoayuda, escuchar audios o ver vídeos  sobre terapia racional emotivo conductual , terapias cognitivas o filosofías de la vida parecidas.

La repetición facilitará que cada vez te habitúes más a pensar y actuar en línea con ese pensamiento más racional, más adaptado y más realista.

9-Hablar con otros de terapia racional emotiva.

Puedes enseñar o ayudar a otros con TREC. Esas es una forma de reforzar reforzar a nivel más profundo la filosofía racional y más adaptada que buscas.

Enseñando a otros, tú aprendes.

Ayudando a otros, te ayudas a ti mismo.

Esta estrategia es muy interesante para aplicarla en grupo.  En grupo esto ayuda a que todos estén más dispuestos a debatir sus creencias rígidas.

Es mucho más fácil detectar y debatir los pensamientos distorsionados cuando son de otra persona.

10-Técnicas de solución de problemas.

Establecer planes para afrontar de forma concreta las adversidades que se presentan desde una mayor perspectiva  y un mayor distanciamiento.

Buscas estrategias prácticas para ir resolviendo los problemas reales que se nos presentan en la vida cotidiana.

Técnicas emotivas

En estas técnicas el factor emocional, evocador e la imaginación son la base de los métodos usados en el abordaje de los problemas de la persona.

1-Imaginación racional emotiva.

Desarrollada por Maxie Maultsby Jr en 1971 tras estudiar con Albert Ellis en 1968

Se incorporaró a la terapia racional emotivo conductual y es una de sus principales técnicas.

Trata de entrenar al paciente para que pueda cambiar las emociones negativas inapropiadas por otras más adecuadas a las situaciones en las que suelen aparecer.

Permite el paciente explorar la conexión entre creencias (B) y consecuencias (C).

¿Cómo se procede?

Se pide al cliente que se relaje y después que imaginé vívidamente una situación de contenido emocional negativo para él.

Se le pregunta por las emociones negativas que esté experimentando, tales como depresión o angustia.

A continuación,  se le pide que intente de cambiarlas por otras más adaptativas como tristeza o malestar.

Cuando el cliente manifiesta haberlo conseguido, se le pregunta por el tipo de pensamientos a los que recurrió para poder cambiarlas.

Cuando ya has conseguido dominar la técnica, se recomienda practicarla al menos una vez al día durante 30 días.

Al principio, el cambio de emocional lo consigue en varios minutos

Al final, el cambio emocional se consigue en segundos.

El objetivo es conseguir que la persona  imagine la adversidad (o si sucede realmente) y que experimente emociones negativas adaptadas y sanas automáticamente.

2-Técnicas de ataque de vergüenza.

Sirve para trabajar las exigencias absolutas de que no debes equivocarte o hacer cosas que parezcan ridículas o estúpidas para los demás.

Esas situaciones le hacen sentir vergüenza, humillación, culpabilidad, depresión o combinaciones de estas emociones.

La técnica consiste en exponerse a situaciones embarazosas que normalmente no harías. Algo por lo que te humillarías o desapreciarías a ti mismo.

Puede ser vestir de forma inadecuada, decir en voz alta las  paradas del metro, sacar a pasear un plátano y cosas parecidas.

Al proponer esto hay que valorar que la acción no sea ilegal o que pueda alterar mucho a las personas que lo observan.

Durante el ejercicio “vergonzoso”, analizas sus pensamientos irracionales de autocondenación conforme aparecen y los vas debatiendo en tiempo real.

Sigues así hasta que experimentes emociones más sanas y adaptadas. Cultivas la aceptación incondicional de ti mismo.

El objetivo no consiste en dejar de valorar tus fallos, sino en abandonar la tendencia a condenarte a ti mismo por fallar.

3-Usar afirmaciones de afrontamiento vigorosas  y grabarlas

Usando el debate (D) al final llegarás a creencias racionales y adaptadas.

Al principio serán débiles porque en el fondo no las creerás, aunque racionalmente sepas que son verdad.

Repetirlas en forma de afirmaciones fuertes  y vigorosas hará que al final estés auténticamente convencido de ellas.

Una variante es grabar los pensamientos negativos y el debate (D) intenso que haces en la misma grabación.

Puedes escucharlos después o debatirlo en un grupo de terapia.

4-Role-Playing.

Se puede usar en la consulta, en talleres, grupos de terapia y también con amigos y familiares.

Simulas situaciones temidas que generan emociones perturbadoras y debates  los pensamientos irracionales que las causan hasta que te sientas mucho mejor.

6-Técnicas humorísticas.

Tratan de disminuir las exageraciones del paciente sobre la seriedad que da a las cosas.

Se usan chistes, frases ingeniosas, rimas, juegos de palabras, canciones, etcétera

Técnicas conductuales

Son técnicas que se enfocan en el comportamiento, pero que muchas veces se solapan con las anteriores.  Somos una unidad y muchas veces la distinción que hacemos entre cognición, emoción y conducta tiene su parte arbitraria, aunque sea útil para clasificar y entendernos.

1-Desensibilización en vivo.

Para ello se requiere que el cliente haya aprendido a debatir (D) y a sustituir sus creencias irracionales por otras creencias más adaptadas (E).

Consiste en representar en la consulta o en grupo las situaciones en las que el cliente siente malestar emocional y se debaten los pensamientos irracionales.

En este caso no usamos la imaginación si no que damos un paso más allá y usamos la exposición real a las situaciones temidas de forma gradual.

Esto se hace de forma repetida hasta que el miedo, ansiedad o fobia desaparece.

El cliente tendrá que debatir sus pensamientos irracionales  en las situaciones reales que le provocan esos miedos intensos para que se den cuenta de que pueden tolerarlas.

Puede ser que falles, pero has de trabajar en convencerte que eso no implica que tengas que condenarte a ti mismo.

2-Reforzamientos.

Usar el refuerzo positivo después de que hayas hecho las tareas asignadas.

Puede ser escuchar música, ver una película, salir con amigos, pasear o cualquier actividad que sea gratificante y sana para ti.

Hay terapeutas que consideran que usar castigos también ofrece resultados en ocasiones. Consiste en hacer algo que no te gusta cuando no haces la tarea asignada, pero sin condenarte.  Otros consideran que no es una estrategia útil.

3-Entrenamiento en habilidades.

Entrenarse en habilidades que puedas necesitar como asertividad, habilidades sociales, hablar en público y cualquier otra que necesites.

4-Prevención de recaídas.

Se les anima a actuar para evitar recaídas, aceptarse a sí mismos cuando recaen y a usar estrategias de autoayuda.

5-Canciones humorísticas racionales.

Albert Ellis compuso varias canciones de este tipo con el objetivo de combatir el exceso de seriedad y mantener la perspectiva.

En realidad, las diferentes técnicas se solapan entre sí y pueden tener componentes racionales, emotivos y conductuales.

Estas técnicas demuestran que la TREC es una psicoterapia multimodal e integrativa.

Aplicaciones de la Terapia Racional Emotivo Conductual

Esta terapia se ha utilizado y aplicado en una gran variedad de trastornos psicológicos:

Trastornos de  ansiedad, fobias diversas, agarofobia, trastornos depresivos, tartamudeo, trastorno obsesivo compulsivo, celos patológicos, ira extrema, adicciones, trastornos de personalidad, problemas sexuales y de pareja, terapia de familia.

Además se puede aplicar tanto de forma individual como en grupo, aunque es mejor aplicar la de forma individual con pacientes cuyos problemas son más con ellos mismos que con los demás.

Espero que el artículo te haya aportado información útil. Te animo a seguir leyendo porque en otros artículos voy a profundizar en las técnicas y aplicaciones de esta terapia.