Terapia Racional Emotivo Conductual (TREC)

Soy una apasionado de la terapia racional emotivo conductual (TREC) desde que la descubrí.

La TREC se basa en la premisa de que lo que nos perturba no son los sucesos que acontecen en nuestra vida, sino los pensamientos que tenemos acerca de esos hechos.

Cómo surge la Terapia Racional Emotivo conductual

Es una forma de psicoterapia que fue creada por Albert Ellis en los años cincuenta.

Albert Ellis, terapia racional emotiva conductual, TERC
Albert Ellis

Empezó con el psicoanálisis, pero no le dejaba satisfecho.  En sus libros comenta su frustración porque no obtenía resultados con los clientes.

Poco a poco fue replanteándose la terapia y se centró en el diálogo interno.

Se fue dando cuenta de que entre los sucesos y lo que sentimos  (emociones) no hay una relación directa, sino indirecta a través de nuestros pensamientos.

Esos pensamientos, diálogo interno o evaluaciones que hacemos acerca de lo que nos pasa determinarán nuestros sentimientos de ansiedad, tristeza, enfado o cualquier otro  del espectro de emocional.

En realidad, esta no es una idea moderna, sino que ya fue expresada por los antiguos estoicos.

Epicteto en su manual Enquiridion afirma:

“Las personas no se perturba por lo que les sucede, sino por lo que se dicen acerca de lo que les sucede”

El nombre de la terapia que Albert Ellis desarrollaba cambio progresivamente  de terapia racional a terapia racional emotiva y finalmente a terapia racional emotivo conductual (TREC). 

En inglés las siglas que veras son REBT que vienen de Rational emotive behavior therapy.

Este proceso de cambio de nombre se debe a que se quería reflejar la incorporación progresiva de técnicas y estrategias que hacen hincapié en los aspectos emotivos, emocionales y  conductuales.

Al final, esto hace que forme parte del gurpo de las terapias cognitivo conductuales.

Personalmente, me quedé enganchado a esta forma de psicoterapia al leer “Una nueva guía para una vida racional” y posteriormente su libro “Usted puede ser feliz” ambos de Albert Ellis y que puedes encontrar en Amazon.

Son dos libros que considero de utilidad práctica y muy buenas introducciones a esta psicoterapia.

Presupuestos de la TREC

Según la TREC queremos conseguir cosas materiales o inmateriales para ser felices.

El problema es que en muchas ocasiones esto no es posible. La vida no nos da lo que anhelamos y sufrimos frustraciones.

Estos pequeños o grandes tropiezos pueden suceder en nuestra vida familiar, laboral, relacional, ocio o en temas de salud.

Esas frustraciones las vivimos como dardos o golpes que bloquean nuestros objetivos.

¿Cómo reaccionamos ante estas frustraciones?

Cuando sufrimos estos bloqueos de nuestros objetivos, podemos responder básicamente de dos formas:

1-Una respuesta que sea sana y útil.

2-Una respuesta malsana e inútil.

¿En qué consiste el modelo ABC de Ellis?

Según nos explica Albert Ellis y su TREC, la  reacción o respuesta a la frustración de nuestros objetivos (o la fantasía de que se bloquean) está determinada por nuestras pensamientos (valoraciones y creencias).

Albert Ellis desarrolló el modelo ABC que es un formato sencillo que permite enseñar fácilmente a los pacientes y clientes cómo sus pensamientos (creencias) causan sus respuestas emocionales y, como consecuencia de estás, sus respuestas conductuales.

A. Hecho: sucede algo.
B. Creencia: pensamientos de valoración sobre lo que ha pasado.
C. Emoción: reaccionas emocionalmente a B.

Según este modelo ABC la situación A no causa la reacción emocional C.

Es B (creencia) lo que causa C.

esquema abc terapia racional emotivo conductual
Modelo ABC de Albert Ellis

Creencias racionales e irracionales en la TREC

En esta terapia (TREC) se usan con frecuencia los términos racionalidad y irracionalidad en referencia a las creencias, los pensamientos o las evaluaciones que hace el paciente (la B del modelo ABC).

Es interesante precisar el significado que se da al término en este contexto para así poder situarnos y comunicarnos mejor.

Como ya he explicado, hay situaciones que se relacionan con nuestras perturbaciones emocionales, es decir, ocurre algo (A) y nos genera una emoción desagradable (C).

Aparentemente parece que esto no acontece de una forma directa, sino a través de pensamientos, evaluaciones o creencias irracionales (B) qué son los mediadores entre lo que ocurre y la consecuencia emocional o de comportamiento.

¿Cómo sabemos si una creencia es racional o irracional?

  • Ser racional en la terapia racional emotiva conductual implica ser flexible y moderado , ser pragmático, ser lógico y basarse en la realidad.

Se puede deducir que la racionalidad en nuestro pensamiento implicará que nuestra forma de actuar será más  adaptable y mesurada.

Nuestra conducta será más lógica y acorde con lo que pasa en la realidad.

Nuestras emociones serán más moderadas y sanas.

Esto nos ayudará o facilitará  conseguir nuestros propósitos y objetivos básicos en la vida.

  • La irracionalidad en la TREC,  por el contrario, se refiere a todos los pensamientos que son rígidos y extremos, ilógicos y que no son consistentes empíricamente con la realidad.

Esto dará lugar a emociones más extremas e insanas y nuestra conducta también estará más rígida y extremista.

Esto nos impedirá o dificultará  que consigamos nuestros propósitos y objetivos básicos en la vida.

Los términos racional e irracional se suelen aplicar a las creencias (B).

Hay que tener en cuenta que estos términos pueden tener unos significados diferentes según las personas o el contexto social y cultural.

Algunos pueden sentir el término creencia irracional de una forma despreciativa o despectiva.

En este caso se recomienda usar una terminología diferente que sea más aceptable para las personas como por ejemplo creencias útiles o creencias inútiles.

¿Qué tres creencias irracionales tenemos los seres humanos?

Los pensamientos y creencias irracionales que tenemos en el paso B del modelo ABC pueden variar mucho de persona a persona.

Según la TREC de Albert Ellis, a pesar de toda esa gran variabilidad, todas estas creencias irracionales se podrían reducir a tres.

Cada una de ellas contiene una exigencia rígida, dogmática y absoluta acerca de:

  1. Nosotros mismos
  2. Los demás
  3. El mundo en general.

Las tres exigencias absolutistas de la TREC

  1. Yo debo hacer las cosas bien y ganarme la aprobación de los demás.  En caso contrario, soy malo. La primera creencia a menudo conduce a la ansiedad, la depresión, la vergüenza y la culpa.
  2. Los demás deben tratarme bien. Deben ser amables y justos conmigo. Deben tratarme como yo quiero. En caso contrario, son malos y merecen un castigo.La segunda creencia a menudo conduce a la ira, la agresión pasiva y los actos de violencia.
  3. El mundo debe darme lo que quiero y no lo que no quiero. En caso contrario, es terrible y no lo puedo soportar. La tercera creencia a menudo conduce a la autocompasión y la postergación.

Estas tres creencias son exigencias absolutistas, rígidas y dogmáticas.

Ellas son la base y el origen de la reacciones emocionales y conductas malsanas e inútiles que podemos experimentar. 

Si estas creencias se sostuvieran de forma ligera y más flexible, serían preferencias que conducirían a emociones sanas y conductas más útiles.

El paso de esas emociones malsanas e inadaptadas a otras más sanas y adaptadas es la meta de la terapia.

¿Cómo cambiamos estas creencias irracionales y limitantes?

El objetivo del terapeuta es ayudar a que esas creencias irracionales cambien por creencias racionales.

El trabajo de la terapia se centra en que el terapeuta y su cliente se esfuercen en cambiar progresivamente las creencias distorsionadoras y así conseguir un cambio emocional y de comportamiento.

La herramienta terapéutica básica para este cambio es el debate, disputa, discusión o argumentación racional.

El debate se hace con preguntas que desafían las tres creencias irracionales absolutistas ya comentadas y sus derivaciones. Por ejemplo:

¿Por qué debes ganar la aprobación de todos?

¿Dónde está escrito que otras personas deben tratarte de manera justa?

Solo porque quieres algo, ¿por qué lo tienes?

El cambio se produce cuando tras debatir y argumentar de forma repetida el paciente transforma sus creencias a un nivel profundo.

Sustituye las creencias irracionales por otras creencias racionales y adaptativas.

Se habla de modelo ABCDE de la TREC de Ellis.

En este caso la D es el paso de debate y cuestionamiento y la E es la fase de adopción de creencias racionales.

Cómo se desarrollan las sesiones

La TREC es una terapia  con un estilo activo directivo y educativo.

El terapeuta debe aceptar incondicionalmente a sus clientes como personas falibles ser genuino en la terapia lo más abierto posible e incluso desvelar información personal si es necesario.

Ha de ser empático mostrarse activo y directivo ya que los pacientes necesitan un estilo vigoroso y didáctico.

La estrategia principal es la detección de pensamientos y creencias irracionales y su discusión activa para cambiarlas.

El  terapeuta ha de comportarse como un buen profesor que explica a los clientes los mecanismos generales de sus perturbaciones.

Debe ser un modelo racional de sentir y comportarse.  Tiene gran importancia a la utilización correcta del lenguaje siendo verbalmente muy activo.

Cómo se aplica la de la Terapia Racional Emotivo Conductual

Aquí explico unos puntos básicos de la forma de proceder típica de este enfoque.

Por supuesto, hay mucha variedad de técnicas cognitivas, emotivo-evocadoras y conductuales que pueden ser usadas durante la terapia.

Esta es la aplicación del modelo ABC y el debate:

1º Explicación del esquema ABC

Se explica el sujeto que A significa alguna experiencia real de su vida es el acontecimiento activador.

La B  son los pensamientos irracionales que aparecen tras experimentar A.

La C son las consecuencias, es decir, el malestar emocional y conductual resultado de la percepción del acontecimiento.

Ellis clasifica los problemas en dos grandes categorías:

1-Problemas externos. Dependen de situaciones ambientales como problemas en el trabajo o problemas de relación. Son los acontecimientos activadores  (A)

Ellis no considera estos problemas como algo psicopatológico a no ser que se acompañen de problemas emocionales.

No son objeto de la terapia racional emotivo conductual.

2-Problemas internos. Son los síntomas que presenta el paciente. Son las perturbaciones emocionales y las conductas inadaptadas tales como depresión y adicciones, etc. que a menudo son generadas por los acontecimientos activadores y en el esquema ABC se les denomina consecuencias (C).

Estos son objeto de la terapia racional emotivo conductual

Además los clientes pueden presentar problemas primarios y secundarios.

1-Los problemas primarios son los que le han traído a la consulta.

2-Los problemas secundarios se solapan con los problemas primarios. Son combinaciones de emociones inadaptadas acerca de otras emociones inadaptadas. Por ejemplo, sentir vergüenza, culpabilidad  o depresión por tener un tener un trastorno de ansiedad.

El terapeuta analizará y trabajará primero con los problemas secundarios para después centrarse en los primarios.

Una vez aclarados y categorizados los problemas explica al paciente el ABC y el método que se va a seguir para resolverlos durante la terapia.

Le explicará que primero trabajarán sobre las creencias irracionales que generan sus problemas emocionales y de conducta.

Y seguirá hasta que vaya adquiriendo creencias más racionales.

Además del debate racional, usará una serie de técnicas cognitivas, emocionales y conductuales según las necesidades del paciente.

Cuando los problemas emotivo-conductuales que le han traído a terapia se hayan solucionado, nos podremos centrar en los problemas ambientales externos.

2º Detección de las ideas irracionales

Ellis entiende por irracionalidad cualquier pensamiento emoción o comportamiento que lleva a consecuencias contraproducentes y que no permite al paciente conseguir su felicidad.

Para detectar las ideas irracionales habrá que buscar las afirmaciones imperativas y rígidas que el paciente se hace a sí mismo en forma de “deberías” o ” tengo que”.

Una vez encontradas la exigencias absolutistas y dogmáticas se buscarán las formas de pensamiento irracional derivadas.

Según Ellis hay cuatro formas principales de irracionalidad:

  1. Pensar que alguien o algo debería ser distinto de lo que es.
  2. Calificar de terrible y horrosa  la situación.
  3. Pensar que insoportable sufrir o tolerar a esta persona o cosa y afirmar que no debería ser así o haber sido así.
  4. Condenar globalmente al que ha cometido errores  etiquetándolo de canalla y merecedor de un castigo.

3-Debate, discusión y cuestionamiento  de las ideas irracionales.

Es la D del modelo ABC.

Una vez puestas de manifiesto las creencias irracionales se procederá a su eliminación por medio del debate, discusión o disputa racional.

Este es el primer abordaje terapéutico de la terapia racional emotivo conductual.

El método seguido para debatir es lógico empírico, es decir, cuestionar, poner en tela de juicio y debatir científicamente la cuestión.

Se pueden usar muchas estrategias para preguntar acerca de las creencias irracionales:

1-Preguntas lógicas:

¿Dónde está la lógica de eso que crees?¿Dónde está la evidencia?

De que quieras que algo pase, no se sigue lógicamente que sea una obligación que eso pase.

De que quieras que alguien te trate bien, no se sigue que “deba” hacerlo.

Así se va aprendiendo a distinguir entre exigencias irracionales y preferencias racionales.

2-Preguntas empíricas: 

¿Dónde está la evidencia de que eso ha de ser como tu dices?

¿Qué ley del universo dice que eso tiene que ser así?

Se detectan las inconsistencias entre creencias (exigencias absolutas y sus derivados) y la realidad empírica (lo que pasa).

Distingues entre lo que prefieres que pase y lo que es obligatorio que pase.

Aprendes a basarte en la realidad empírica para pensar.

Por ejemplo, es preferible que apruebes un examen si lo has estudiado, pero eso no tiene porqué suceder.  Si eso no sucede, es una prueba evidente de que no hay ninguna “ley” que diga que tiene que ser así.

Lo mismo si pierdes tu pareja o tu trabajo.

Los hechos nos demuestran empíricamente que es falso que las cosas no deberían ser así por mucho que tú o yo lo prefiramos.

Si algo no está pasando, es una evidencia de que exigir o insistir en que no tiene que pasar es una creencia irracional

¿Por qué?

Porque es empíricamente inconsistente con la realidad.

3-Preguntas pragmáticas:

¿Dónde te lleva creer rígidamente eso?

¿Qué consecuencias tiene insistir rígidamente en que tu pareja no debería dejarte? ¿ O que debes sacar excelente en un examen? ¿o que lo debes aprobar? ¿O que no deben despedirte?

Te lleva a la sintomatología ansiosa, depresiva, adictiva o lo que sea que te ha llevado a la terapia.

¿Qué consecuencias emocionales tendría para ti abandonar esas creencias irracionales?

El objetivo del debate es que el sujeto diferencie entre lo que quiere y lo que se necesita, entre los deseos y las exigencias, entre lo molesto y lo insoportable, entre inconvenientes y los horrores.

Las nuevas creencias racionales adaptativas surgidas de la discusión de creencias irracionales están representadas por la letra E.

esquema abcde terapia racional emotiva conductual
Modelo ABCDE de la TREC

4-Consecución de una nueva filosofía vital

En esta fase se trabaja con lo que la terapia llama fortalecimiento del hábito.

Para conseguirlo, los clientes debe trabajar permanentemente en interiorizar las nuevas creencias  (E) con los procedimientos utilizados en el entrenamiento, así como enfrentarse al mayor número de veces posible a los acontecimientos activadores (A) para poner en práctica lo aprendido.

Todo esto implica que durante la terapia el cliente tendrá que hacer ejercicios y deberes en casa o durante la vida cotidiana que habrá pactado con su terapeuta.

Este trabajo constante es lo que dará resultados.

terapia racional emotiva conductual (TREC), filosofia vital positiva

Filosofía vital racional y sus creencias

Conforme el paciente va trabajando en sus pensamientos irracionales, irá desarrollando una nueva filosofía más racional y más adaptada.

Esta nueva filosofía se caracterizará por cuatro tipos de creencias racionales que son la antítesis de las creencias irracionales que hemos indicado anteriormente.

Estas cuatro nuevas creencias racionales son:

1-Preferencias flexibles: No exigirá que la realidad tenga que ser como desea que sea, sino que lo expresará en forma de preferencias más flexibles.

2-Anticatastrofistas: Cuando le ocurran hechos adversos dirá que son malos, pero no terribles y horribles.

3-Elevada tolerancia a la frustración: Tendrá una mayor resiliencia. Cuando le ocurra algo desagradable afirmará que no le gusta, pero que puede soportarlo.

4-Aceptación: El paciente aprenderá a aceptarse a sí mismo y a los demás como seres falibles a los que no puedes valorar globalmente de una forma legítima. También aceptará que las condiciones de vida y el mundo son complejas y se componen de una mezcla de cosas buenas, malas y neutrales. Se abstendrá de valorar el mundo de forma global.

El pensamiento racional mantiene una visión de la vida en perspectiva.

  • Se expresa en forma de preferencias y no de exigencias de que las cosas tienen que ser rígidamente como el desea.
  • Se basa en la realidad empírica tal cómo es.
  • No condena ni a los demás ni a los otros ni al mundo ni a la vida en general, aunque no esté de acuerdo con los hechos.
  • Tiene una elevada tolerancia a la frustración y eso tiene como consecuencia que sus emociones sean más sanas adaptadas y apropiadas.

Aceptación incondicional

Según la terapia racional emotiva conductual podemos conseguir una considerable estabilidad emocional y bienestar si adquirimos una filosofía que se caracteriza por tres formas básicas de aceptación incondicional:

1. Aceptación incondicional de uno mismo.

Siempre te puedes aceptar a ti mismo con tus fallos.

No te autocondenes de forma global por los fallos que hayas cometido.

A pesar de los fallos, tendrás otras oportunidades para mejorar.

2. Aceptación incondicional de los demás.

No condenes a los demás por sus fallos porque son seres humanos falibles como tú.

Puedes valorar su conducta errónea o fallida, pero no los condenas totalmente como personas.

Si sigues por esta senda, sentirás aceptación por los que se equivocan.

3. Aceptación incondicional de la vida.

En el mundo vemos situaciones injustas, inmorales o erróneas y nos puede llevar a hacer valoraciones globales desesperadas.

Hay que trabajar en aceptar el mundo y la vida tal como son y no condenarlos de forma global.

Verás las dificultades de la vida como inconvenientes, pero no como algo terrible, horrible o catastrófico.

Aceptarás que muchas veces no puedes cambiar las circunstancias, pero harás lo que puedas para que la situación mejore.

Si trabajamos constantemente en la aceptación incondicional, especialmente cuando las cosas se ponen difíciles.

Dejaremos de exigir  que las cosas tienen que ser como nosotros queremos, justas o buenas.

Esta nueva filosofía y actitud nos llevará a que pararemos de quejarnos y lloriquear ante las diferentes adversidades y tengamos un mayor distanciamiento y perspectiva respecto a la realidad.

Aceptamos que no siempre podremos conseguir lo que queremos, pero desde una mayor serenidad y estabilidad emocional, siempre podremos aprender de esas situaciones y afrontarlas con más eficacia.

A pesar de que la vida a veces sea dura, siempre habrá formas en las que podremos disfrutar de la vida cuando practiquemos la aceptación en estas tres variantes.

¿Es posible ser totalmente racional?

Somos humanos y en algún momento todos podemos  tener pensamientos irracionales que generen emociones malsanas.

No podemos eliminar este aspecto de nuestra humanidad: somos humanos

Pero sí podemos trabajar para disminuir esa tendencia a dramatizar.

No la eliminaremos totalmente, pero podremos reducir muchísimo su frecuencia, duración e  intensidad de esos pensamientos y creencias irracionales.

El objetivo no es eliminar nuestras emociones negativas, sino que estas sean sanas, razonables y adaptativas.

No reaccionaremos con ira, sino que nos molestaremos y actuaremos desde una posición de mayor serenidad.

Mas serenidad suele significar más eficacia al abordar los problemas de la vida.

¿Cómo conseguiremos nuestros objetivos?

Esforzandonos en argumentar racionalmente y practicando cada día para cambiar nuestras creencias irracionales.

Así, poco a poco, iremos adquiriendo una filosofía de vida más racional y adaptada.

Espero que esta introducción a la TREC haya sido clarificadora. Te animo a seguir leyendo esta web para  profundizar más en esta apasionante terapia.

Vídeo sobre TREC

 

Advertencia:

En este sitio encontrarás mucha información que te servirá para profundizar en esta fascinante psicoterapia, pero no sustituye a un profesional de la salud mental.

Si tienes o crees tener algún problema psicológico, debes buscar un profesional acreditado que te ayude y avisarle de que lees estos contenidos.